miércoles, 30 de mayo de 2012

sábado, 26 de mayo de 2012

EL MUNDO POSIBLE

.




óleo de Masaccio


..."Mentes absurdas, soberbias y retrógradas. Maraña de leyes desproporcionadas, injustas e ineficaces. Depravaciones morales. En lugar de erradicar las causas de la pobreza los gobernantes abundan en ignorarlas.
....Los nobles, los prestamistas y los banqueros viven con lujo y esplendor siendo vagos, haciendo un trabajo que no es esencial." (Santo Tomás Moro, 1470 - 1535).
También trató sabiamente temas como el divorcio, la eutanasia, el rechazo de la pena de muerte y de las guerras, la igualdad entre los hombres y la tolerancia religiosa. Murió decapitado.

Año 2012
Probablemente muchos de nosotros ya pasaremos el resto de nuestras vidas con esta crisis a cuestas, resignados con las fluctuaciones vertiginosas de la prima de riesgo o del Ibex 35. Nos acostumbraremos, como nos hemos acostumbrado a pasar de la euforia de nuestros gobernantes, que de repente nos colocaron entre los más grandes del mundo, a la miseria que nos ha estallado como un grano en toda la cara — y todo sin una explicación ni una responsabilidad conocidas, sin el derecho a saber quién nos endeudó desta manera ni quien nos prestó toda la pasta sin abrir el pico para ahora recuperarla a unos intereses de usura, vampirizándonos con igual secretismo.
Deuda soberana, soberanamente impresentable, neoliberalismo fracasado, capitalismo salvaje, obsolescencia programada, falta de transparencia, especulación, sinverguenzería:
ha llegado la primavera y hoy quiero olvidar, tengo ganas de levantar vuelo como el águila real hacia cimas puras y silenciosas, y poder vislumbrar en la distancia un mundo diferente y hermoso en el cual vivir no sea nunca más una ruleta rusa entre las esperanzas y los miedos.
Ya no estaré aquí para ver lo que hoy quiero soñar, ese día lejano en que la inteligencia triunfe sobre la estupidez, en que la justicia y la solidaridad sean inegociables. Para entonces seremos muchos menos — espero, ya no sobraremos dos tercios de la humanidad, ya todo estará en equilibrio y no sobraremos ni uno, racionalmente repartidos por todos los rincones del planeta, de la madre tierra que volverá a ser la principal fuente de riqueza y felicidad.
Desaparecerán las monstruosas megalópolis, eses lugares absurdos e inhóspitos donde malviven apiñadas millones de almas.
El planeta volverá a respetar la ecología, el aire volverá a ser puro y las aguas cristalinas, todas las rosas volverán a oler, los frutos recobrarán su textura y su sabor, ya nada poderá ser adulterado con afán de lucro.
La medicina y la tecnología habrán avanzado de tal forma que la vida de los humanos será una aventura extraordinaria que podrá durar 120 espléndidos años.
Las guerras dejarán de tener sentido, los más débiles serán protegidos y respetados en sociedades cultas, libres, transparentes, donde ser ladrón producirá el mismo rechazo que produce hoy ser pederasta o cobarde.
Llegaremos a ser una humanidad capaz de encontrar el verdadero sentido a la existencia y disfrutarla en plenitud, sin estereotipos, sin guapos ni feos, sin perdedores ni verdugos.
Hay un largo camino que recorrer para alcanzar la luz, pero habrá que intentarlo entre todos, olvidar el Paraíso Perdido de la inocencia y la ignorancia y llegar por el conocimiento y el trabajo al esplendor de un Nuevo Mundo.


.

miércoles, 23 de mayo de 2012

lunes, 21 de mayo de 2012

LAS AMISTADES SON COMO LOS AMORES






óleo de Louis Robert Antral


Dijo Robert L. Stenvenson que un amigo es una imagen que uno tiene de sí mismo: ¿acaso nos vamos buscando en los demás, en las amistades y en los amores — que vienen a tener un mecanismo similar?
A lo mejor será por eso indispensable el feeling, la empatía, la química, la compatibilid de caracteres o como quiera llamarse. Somos selectivos, no podemos remediarlo, elegimos, bien o mal, nuestras amistades y nuestros amores, y supongo que es esa personal elección la que da un sentido a los sentimientos.
Yo que he estrenado vida muchas veces, tengo una geografía sentimental, esa que nutre lo cotidiano, casi tan pequeña como el planeta del Principito... Quizás por eso un día deseé tener una amiga aquí, en la Red, en este galimatías, esta feria de las vanidades llena de narcisos y de egos inflados donde hay de todo como en botica, desde los grandes genios a los grandes tarados y donde no es facil encontrar ni encontrarse.
Buscaba yo una mujer, de mi edad, sensible, inteligente y culta, divertida y sencilla, con sentido del humor y muy muy buena gente. Nada menos.
Estaba dispuesta a dar, pero no sin recibir.
Entonces me fui derecha al blog de alguien cuya existencia conocí a los doce años y de la que tuve la intuición que debía ser interesante; ella a mí no me conocía de nada y yo jamás hubiese llamado a su puerta o a su teléfono, pero esto de internet es un mundo diferente y más abierto, de eso no hay duda.
Le dejé un comentario inocente y poco a poco me la fui ganando, y sí: era interesante y valía la pena. De su mano voy recuperando rincones del pasado que estaban casi perdidos por el olvido, cruzo puentes de nostalgia y de ternura, de ese calor diario de una sonrisa o incluso de una lágrima.
¿Somos "almas gemelas"?
— Que más da, ¡somos amigas!

Foto del blog O Falcão de Jade

lunes, 14 de mayo de 2012

sábado, 12 de mayo de 2012

LUCRECIA BORGIA






óleo de Bartolomeo Veneto



Dice el refrán que la suerte de la fea la guapa la desea, lo que no sirve de consuelo para que todas deseásemos haber nacido guapas y seductoras...
Ser endiabladamente bella y caer en las redes de según quién puede ser tan problemático y doloroso que no compense a ninguna mujer, (¿o sí ...?).
Bellezas culpables — "la culpa es tu belleza", dice el violador shakespeareano Tarquino, bellezas malditas, bellezas que atraen el dolor y la muerte, bellezas que cambiaron los caminos de la Historia, bellezas deseadas y luego aborrecidas, bellezas que se vuelven en contra de quién la posee y sin embargo no es su dueña, bellezas de ángel y de demonio.
La hermosura feminina es muchas veces objeto de deseo y codicia de hombres fríos y calculadores, poderosos sin escrúpulos, narcisos absorbentes y celosos inmaduros que la convierten en su víctima, en juguete roto que suben a las alturas para luego dejar que se despeñe.
Lucrecia Borja pasó a la Historia con la leyenda negra de promiscua, disoluta, incestuosa, ambiciosa y cruel, pero sin embargo no hay documentos fiables que avalen esa interpretación del personaje, convertido por Víctor Hugo en una prostituta o por Alejandro Dumas en asesina envenenadora. 
William Thomas Walsh, historiador paciente y meticuloso, autoridad absoluta sobre los siglos XV y XVI europeos, la describe como una persona virtuosa y digna de alabanza, culta, hablando cuatro idiomas, sensible y delicada, muy amante de las artes que siempre apoyó, y dedicándose personalmente a obras de caridad; alguien incapaz de usar el veneno de los Borgia, la famosa "cantarella", y que nunca se hizo retratar por ninguno de los míticos pintores que veía con asiduidad y admiración, de la talla de Leonardo da Vinci, Tiziano, Miguel Ángel, el Bosco y supuestamente Bartolomeo Veneto — la pedantería estaba mal vista entre los intelectuales renacentistas, se valoraba mucho la modestia y la habilidad de una mujer para fingir que no sabía nada.
Los impresentables de la familia, y eso sí que es Historia, fueron su padre, el Papa Alejandro VI y su hermano César, cardenal a los veinte años y en seguida Capitán General del ejército del Vaticano, nada menos. Granjearon muchos enemigos, no solo por su crueldad y falta de moral sino también porque eran considerados en Roma unos advenedizos valencianos que con su ambición ilimitada se hicieron con todo el poder de la Iglesia. Esa es la razón por la que a Lucrecia los romanos no le perdonaron nunca ni su belleza ni su escandalosa vida.
No se sabrá jamás lo que hizo por amor y lo que hizo por miedo: la fueron entregando al mejor postor a partir de los trece años, y a los treinta y nueve murió de parto de su octavo hijo, una niña de su tercer marido. 
De este modo duro y triste murió la joven y bella mujer para dar paso a la leyenda. Seguramente había amado y odiado con la misma intensidad, había reído y llorado, había sido feliz y había sufrido, un ser humano decente con un destino único y desgraciado, que ha llevado a la tumba el secreto de su auténtica e increíble historia.
"El único lugar para la realidad es la fantasía",   (Fellini). 


óleo de Bernardino Luini


martes, 8 de mayo de 2012

viernes, 4 de mayo de 2012

SU MAJESTAD PIDE PERDÓN AL PUEBLO

.



emperador chino muy antiguo



Juan Carlos I de España  pidió perdón publicamente a todos en general (?), con una carita de cachorro bueno, de quien no rompe un plato, con palabras cortas y muy calculadas, once en total, y el tono de voz de un niño obligado por las circunstancias a disculparse sin el más mínimo arrepentimiento ni propósito de enmienda; estas cosas se notan, por muy cándido que uno sea...
No quedó del todo claro de qué pedía perdón el rey, si era de no haber quedado quietecito en palacio con la que está cayendo, si era por creerse con derecho a quitar la vida a bellos y majestuosos animales en peligro de extinción, si era por haber ido con "otra" y haberle pillado la reina in fraganti por el tema de la cadera, no se sabe bien.
Lo que está claro es que todo esto es peccata minuta para que Su Alteza tenga que retractarse ante las cámaras, con lo dificilísimo que es hacerlo a un simple mortal, ¡no digamos ya a una testa coronada!
Muy mal tienen que andar las cosas por la Zarzuela para que se le exija al monarca tal sacrificio, que algo de resultado sí que dió, pues llegó a ser más notícia el gesto real que el rey propiamente dicho, con su yerno que le ha salido un Mangarín  demasiado espabilado, y el otro, el exyerno de los perifollos, demasiado tonto, por lo cual el pequeño Froilán de Todos los Santos tiene su real pie con un agujero de bala.
Yo me pregunto si sabrá algún día el rey, ahora que fué capaz de entonar el mea culpa, coger las riendas que le correspondan como hizo en el 23 F y obligar a los que más tienen y a los que más mandan a practicar, con él a la cabeza, un deporte que siempre les vino grande a todos ellos llamado SOLIDARIDAD, para no permitir que la prima de riesgo y la deuda soberana dejen el país para el arrastre, en la más soberana de las miserias.

Mientras, nosotros nos quedamos con las excusas reales para taparnos la boca y aprender a ir por la vida:
la hija de un amigo mío iba contándome por enésima vez lo que le hizo su marido hace ya tiempo, caminando los tres por el paseo marítimo en el único día de este año en que no hizo frío ni viento.
Es algo irrisorio pero que a ella por lo visto le sentó como una patada, y el chico intentaba explicarle una vez más sin éxito alguno la razón por la cual, según él, la cosa había ocurrido. Entonces le cogí del brazo con todo el cariño que le tengo, y le aconsejé a la oreja que nunca intentase justificar lo injustificable, que tuviese la valentía de decir:

              ¡ Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir ! 

 — Once sabias palabras, muchacho, y te quedas como un rey, ¡¡ nunca mejor dicho!!