lunes, 30 de mayo de 2016

UNA HABITACIÓN PROPIA







óleo de Van Gogh





Fue cuando tuvo por primera vez una habitación propia, después de toda una vida, que logró encontrarse definitivamente. Siempre había temido a esa soledad física que se ha convertido luego en refugio: un lugar privado, exclusivo y amable, una madriguera, un colchón mullido que envuelve sin absorber, "una habitación con vistas", hacia fuera y hacia dentro, como la de Lucy en la deliciosa novela de Forster...
Ahora sabe que las noches buenas traen un sutil sosiego, sin presiones ni interferencias, que están hechas para sentir armonía, reponer fuerzas, dormir,"...¡tal vez soñar!...".
Ahora sabe que las noches buenas dejan en suspenso todas las movidas, que es cuando uno se reencuentra a sí mismo, al único personaje que se ha sido y se será, el de toda la vida, con el cuerpo de siempre, intransferible, a veces complicado pero siempre amigo y compañero, aun cuando ya viejo y ajado. 

"Les dije suavemente que bebieran vino y que tuvieran una habitación propia"
  (Una Habitación Propia, Virginia Woolf) 




óleo de Louis Buisseret


lunes, 23 de mayo de 2016

viernes, 13 de mayo de 2016

HERMANOS








obra de Juan de Prey



Cuando se ha cambiado muchas veces de lugar, de país, de amigos, de costumbres, de lengua y hasta de nombre, puede llegar un momento, allá por el final de la función, en que los hermanos sean el único referente de una trayectoria completa. Para los amigos que se han sucedido, hemos llegado ya hechos, para los hijos siempre fuimos mayores y para los nietos siempre fuimos viejos: por eso puede ocurrir que solo ante un hermano nos sintamos "totales", si hemos crecido juntos, con los mismos juegos, los mismos sueños bajo las mismas sábanas, la misma inocencia, los mismos remotos horizontes, el mismo pueblo, el mismo castillo, el mismo río. Y ahora el mismo invierno. 
Todo un curriculum paralelo que nos permite sentir lo que somos pero también lo que fuimos, personas enteras, no a trozos, con una infancia, una juventud y una madurez bajo la piel flácida y ajada.
Sí, nosotros, nuestra vida, nuestra pequeña historia, nuestra esencia. Cada uno con la suya y sus hermanos...



óleo de Edvard Munch (dedicado a mis dos hermanas)






lunes, 2 de mayo de 2016