jueves, 25 de agosto de 2016

PRÍNCIPES Y PRINCESAS








obra de William Zorach



La guapura es una fuente de satisfacciones y oportunidades de la que todos nos gustaría beber. Al perder la inocencia, nos miramos al espejo con ojos de vernos, para explorar con ansiedad y cordura el lugar que nos va tocar en el "baile de fin de curso" . 

Luego empezamos a jugar con las prioridades, cada cual con las suyas, y no siempre los que pueden elegir primero eligen mejor, porque en el mismo pack nunca viene todo — belleza, poder, dinero, fama, talento, inteligencia, lucidez, elegancia, sensibilidad, cultura, capacidad de amar, bondad, sensatez, simpatía, modestia, sentido común, estabilidad emocional, nobleza de alma, autenticidad, y un largo etc. de pinceladas que hacen de unos los príncipes azules de otros. 
Al final todos recogemos lo que sembramos, y muchas veces se aprende demasiado tarde que solo con el encanto físico no se llega muy lejos.

...

Ser pura como a água da cisterna,
Ter confiança numa vida eterna
Quando descer à "terra da verdade"...

Meu Deus, dai-me esta calma, esta pobreza!

Dou por elas o meu trono de Princesa,
E todos os meus Reinos de Ansiedade.

  Florbela Espanca




óleo de White Alexander-John Altea



jueves, 18 de agosto de 2016

LO QUE EL FUEGO SE LLEVÓ






óleo de Benvenuto Benvenuti


Somos materia sensible que se formó en la selva, por eso es en contacto con un entorno natural que recuperamos nuestra esencia. El equilibrio ecológico es la mayor riqueza del planeta y no hay mejor destino que vivir rodeado de una sinfonía de verdes, quienes tienen esa suerte saben bien la paz y armonía que reciben.
Las mejores cortinas son siempre el paisaje que haya detrás de los cristales y el mayor lujo, vivir en un lugar que le guste a los pájaros.
Por eso cuando unas llamas asesinas convierten de repente en ceniza bosques encantados, animales, viviendas, jardines, recuerdos y sueños, es como una hecatombe, como haber sufrido un terrible bombardeo en tiempos de guerra, una fuga nuclear, un terremoto o un tsunami. Solo queda desolación y muerte.

Las naranjas de fuego rodarían por el azul nocturno.

Lo mismo da un alma niña que su sombra derretida...

   (Vicente Aleixandre, La Destrucción o el Amor)






domingo, 7 de agosto de 2016

MI NIÑA





obra de Luigi Amato


Cuando mi nieta cumplió los dos añitos, hace ahora seis, no pronunciaba ni una sílaba, y entonces un neurólogo poco avispado le diagnosticó autismo, del mudo, que es el más severo dentro del espectro de esa enfermedad mental por veces tan dura. 
Pero felizmente no fue así, y mi pequeña además de normal es una delicia, gozando de una infancia luminosa, llena de imaginación y ternuras .
Ha estado unos días en mi casa de vacaciones, y a la hora de las despedidas se agarró a mi cintura bañada en lágrimas, lo que después del susto son como perlas venidas del cielo para adornar sus mejillas, como un poema sublime, como mi mejor regalo de vida.
Sin embargo en mi corazón estarán siempre, desde aquellos duros tiempos en que tanto sufrí y aprendí a partes iguales, esos niños, con sus padres y abuelos, que no han tenido la inmensa suerte de que el médico se equivocara de diagnóstico.