domingo, 18 de septiembre de 2016

FACEBOOKEANDO








obra de Di Cavalganti


Las redes sociales son un juguete al alcance de jóvenes y mayores, un artilugio muy goloso ante el que nos comportamos como sempiternos adolescentes.
No deja de ser complicado usar el mismo espacio para "tener un millón de amigos" y a la vez ponernos íntimos y nostálgicos, recordando nuestro pasado más remoto con los que estuvieron ahí y algunos que no estuvieron pero se convierten en incondicionales de esos 'me gusta' que enganchan tanto...
Acabamos manejando cantidad en vez de calidad, nos repetimos, nos compartimos, perdemos la noción de la mesura y del respeto por el tiempo de los que deciden seguirnos fielmente, aunque sea por una temporada, como la moda...
Incansables y reiterativos con tal de marcar presencia, fluimos a toda velocidad en un río sin retorno que nos lleva, como a la mayoría de los mortales, al irremediable mar del olvido. Felices y contentos, eso sí.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

ENSAYO SOBRE LA CEGUERA






obra de Gina Pellón




"Estamos ya medio muertos, dijo el médico, Todavía estamos medio vivos, contestó la mujer."


José Saramago es, como Camões o Eça de Queiroz, uno de los escritores lusos más reconocidos fuera de Portugal, y Ensayo sobre la ceguera está entre sus obras cumbre. 

Creador irrepetible de realidades ficticias que articulan situaciones únicas pero posibles, un verdadero mago de alegorías llenas de vigencia y profundidad, la obra saramaguiana es de una enorme riqueza a todos los niveles, para quién sabe leer despacio y entrelineas. Al fin y al cabo, los mundos posibles están todos en este y puede llegar a ser muy fácil no llegar a parte ninguna.
Balances históricos y profecías, fragilidades e indefensiones, sentimientos descarnados, primitivos, lo mejor y lo más delirante del paisaje humano cuando se asoma al caos: eso y mucho más, relatado siempre desde una belleza limpia y poética que impregna toda la obra del premio Nobel portugués, deja constancia de que el mundo es un lugar muy inseguro, pero vivir una ilusión apasionante.