miércoles, 30 de enero de 2013

domingo, 27 de enero de 2013

MANIPULA, QUE ALGO QUEDA






Maquiavelo por Santi de Tito



Todos intentamos manipular, a gran escala, pequeña o incluso doméstica; parafraseando la famosa canción de Bobby Darin, " Manipulation that´s the name of the game/ and each generation, thay play the same"...
Yo te manipulo, tu me manipulas, él nos manipula, nosotros le manipulamos, vosotros le manipulais, ellos nos manipulan: nos manipulamos hasta a nosotros mismos, con auto engaños y auto complacencias en un intento a veces legítimo de protegernos. 
Para Maquiavelo el hombre en general era un ser perverso por naturaleza, ambicioso y egoísta, dominado por pasiones corrosivas como la ambición y el miedo; para triunfar había que estar dispuesto a la traición y a la mentira.
Mentir es manipular, es lo opuesto a una información honesta y transparente, es estafar en provecho propio, pisotear sin que se note, presionar, amedrentar, manejar con sutileza y falsedades la voluntad ajena. Manipular es secuestrar derechos, obstaculizar conocimientos y saberes, libertades y anhelos, apisonar nuestra dignidad personal y hasta nuestra auto estima. 
Se manipula dividiendo a la gente, distorsionando los hechos, amenazando con males mayores, con castigos y revanchas, o incluso adulando, llegado el caso. Se crean así corrientes de opinión cada vez más sofisticadas e insustanciales, variantes modernas del maquiavélico poder del fuerte sobre el débil. 
Se nos manipula desde las instituciones, los púlpitos, los mercados — la más poderosa de las religiones, desde el mismo arte, los medios de información, la enseñanza, el trabajo, la casa del vecino o incluso la nuestra. Nos manipula de niños gente a su vez manipulada, en una cadena de eslabones cada vez más irrompibles, donde la rebeldía casi siempre se confunde con la locura: hasta que de vez en cuando aparece un rebelde de verdad, que si es aceptado como líder suele cambiar algo en este perro mundo. Por eso al sistema no le interesa  que seamos espíritus libres capaces de pensar por nosotros mismos y de unir nuestros descontentos. 
La gente de buena fe tiende a creer lo que se le dice, porque sabe que no creer en nada es caer en el peor de los vacíos, que para el buen funcionamiento de la sociedad y del individuo se necesita acreditar en las instituciones, en el futuro, en la condición humana, en la vida eterna o en lo que sea.
¡Pero el precio de nuestra paz no puede ser nuestra cobardía!

" (...) Está pendiente la enorme tarea de diseñar un nuevo orden mundial, pluralista, igualitario, que tutele y ponga todas esas fuerzas bajo  los escrutinios de la racionalidad y de la transparencia, los dos fundamentos de una nueva moral cívica y universal que prevenga y contrarreste los dañinos efectos del poder manipulativo a escala planetaria". ( Alvin Toffler)



miércoles, 23 de enero de 2013

domingo, 20 de enero de 2013

LA CUEVA DE ALÍ BABÁ










20 de Enero de 2013.
Hiede el aire. El viento huracanado de la tormenta ciclogenética explosiva no es bastante para purificar la atmósfera cargada en esta mañana de domingo también explosivo. Nos sentimos conmocionados, descorazonados, timados, como navegando en un barco a la deriva, sin fe en el capitán ni en nada. 
¿Como hemos podido equivocarnos tanto otra vez?
¿¡ Como se puede haber robado tanto,  empobreciendo el país de esta manera?¡
Lo que no nos puede rondar siquiera por la cabeza es que esta democracia esté en peligro, tienen que ser ellos los que no estén a salvo gracias a esta democracia.
Hace ya muchos años, El Corte Inglés era un bazar de ilusión donde nada tenía alarma anti robo, todo se podía tocar, como ahora, todo parecía estar a nuestro alcance, pero cada uno sabía lo que nunca podría llevarse a su casa. Menos los ladrones.
Por eso los dueños de esta y de todas las grandes superficies, los interesados, los responsables últimos de su rendimiento, tomaron medidas, y hoy los que quieren robar, pasan por el bochorno de que suena una alarma y un agente les lleva cogidos del brazito no sé donde, mientras todo el mundo les señala y acusa con la mirada, lo que debe de ser su peor castigo (si les queda algo de vergüenza, claro).
Este grande almacén que es España, es de todos en general y de ninguno en particular, y si lo desvalijan los mismos que hemos elegido para administrarlo, mientras cada vez hay más pobres que hacen cola para un plato de sopa, entonces es que algo va muy mal, pésimamente mal.
Mientras me asombro y desasombro en este día tan gris, escucho para limpiarme por dentro la banda de jazz donde toca Woody Allen, y mañana iré a las rebajas de las rebajas, a ver si queda por ahí algo al alcance de mi bolsillo todavía...
Dice Manuel Vicente que "aunque el hedor sea insoportable, hay que celebrar que toda la basura de la política salga a la superficie, porque eso significa que las bombas de achique funcionan perfectamente".  ( El País de hoy). 
Ojalá siga funcionando la democracia, y no nos caiga en cima un salvapatrias de esos, listillo y oportunista, de los que impiden que la corrupción aflore y así se ponen la medalla de haber regenerado el sistema. 
Que Dios nos pille confesados. 


.

miércoles, 16 de enero de 2013

domingo, 13 de enero de 2013

MANUAL DE LA BUENA SUEGRA






óleo de Kees van Dongen


Cuando usted, señora, lleva al altar a su hijo vestida de madre y madrina, en ese día inolvidable de encaje de sueños como los de su mantilla, o es la hija quién se le casa y usted aguanta el vendaval de emociones para no derretir el rimel, (convencida de que, si el refrán no se tuerce, a usted le ha tocado ganar un hijo), ojo al parche siempre: a partir de ese momento nadie la libra de ir pisando el campo minado de "las madres políticas", o sea, de las archifamosas SUEGRAS, "uno de los elementos más espinosos de la organización familiar" ( Freud).
El quid de la cuestión está en el triángulo históricamente maldito de dos mujeres y un hombre: el consorte, su mujer y la suegra de ella, o sea la madre de él  — ¿ acaso es más suegra que la otra, pueden las dos por igual ser a la vez unas santas y unas bichas, o por el contrario hay como una ley de Murphy en que la una tiene más probabilidades de "caer siempre del lado de la mantequilla", ? Y porqué los suegros respectivos se salvan de este arquetipo que se pierde en la noche de los tiempos, lo que quedó bien patente en la dramatología literaria y musical a través de la Historia.
Señora:
Deje de ver a lo que llevó en las entrañas y parió amorosamente como un dechado de virtudes, y de mirar implacable los fallos de la otra parte con una lupa de aumento. No busque su yo en el sitio equivocado, piense en donde podrá haberlo perdido y trate de recuperarlo sin poner a nadie bajo sospecha. Mentalícese de que los hijos se pertenecen únicamente a sí mismos y en lugar de querer retenerlos, ayúdeles a volar y a ser felices en sus propios destinos. Absténgase de dar consejos o indicaciones, de controlar, cotillear, reprochar, imponer su presencia, ser capciosa, pesada, irritante, metomentodo, sabelotodo, comelotodo, impertinente, mal educada, egocéntrica, en fin, de reunir en sí misma todos los atributos negativos que solo caben juntos en el cuerpo elástico de una suegra (no se conoce elemento más pernicioso en la normal convivencia familiar, suele ser la principal responsable de todos los desaguisados). 
Y recuerde, ir de víctima es la reacción más estúpida a los despagos del destino, piense que por edad, su obligación es que cuando su nuera o su yerno vayan, ya usted esté de vuelta: demuestre que sabe perder con clase lo que le niegue la vida, 
y no olvide, por si acaso, lo que dijo Camus: "La estupidez insiste siempre"...
  
óleo de Modigliani


miércoles, 9 de enero de 2013

domingo, 6 de enero de 2013

MIENTRAS PASA LA VIDA






óleo de Kokoschka


Uno no puede renunciar a levantarse cada mañana, porque como dice Antonio Muñoz Molina, "si es importante denunciar el desastre, es más importante todavía no convertirse uno mismo en parte del desastre". También en el asfalto, por ejemplo, todos los días hay víctimas y sin embargo nos metemos diariamente en las carreteras.
No podemos quedar indiferentes a la dosis diaria de pésimas noticias en los noticiarios, ni a los millones de  fracasos ni a una violencia que nos encoge el alma mientras pasa la vida. Ahora les toca a los sirios recordarnos lo crueles que podemos llegar a ser, en Siria, en México, en Colombia o en el pueblo de al lado, donde nunca pasa nada malo hasta que a uno se le cruzan los cables y rebana el cuello a una mujer con tres niños en medio de la plaza — "la primera víctima del machismo del año 2013" (que solo tiene seis días), anuncian con una precisión indecente, a sabiendas que se le van a sumar muchas más.
Crueldad es ese monstruoso placer de hacer sufrir por hacer sufrir, acaso por falta de afecto y de vínculos emocionales, por severos castigos físicos en la infancia, por humillaciones continuadas, baja autoestima, por carencia de neuronas espejo o psicopatías varias. ¡A saber! 
Cada año pierden la vida de forma violenta más de 1,6 millones de personas en el mundo, y muchas más resultan heridas, física y mentalmente.
En el Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud se indica que crueldad es también la ausencia de procesos democráticos y la desigualdad en el acceso al poder, las grandes injusticias sociales en la distribución de los recursos naturales, la incapacidad de acceder a los servicios básicos y a oportunidades de trabajo digno.
Nos toca siempre vivir sobre un mar de dolor donde intentamos mantenernos a flote a costa de no interiorizar todo lo malo que ha pasado y está pasando, alcanzando una mínima dosis de entusiasmo con cosas que muchas veces sabemos que son mentira, como una novela, una película, un sueño o una ilusión: un auto engaño que influya positivamente en nuestro estado emocional, nuestras conductas y juicios de valor, para así no percibir el mundo y los otros como una constante amenaza.
La humanidad está siempre convulsa, pero como dijo Stefan Zweig, " obedeciendo a una ley irrevocable, la Historia niega a los contemporáneos la posibilidad de conocer en sus inicios los grandes movimientos que determinan su época".
Algún día otros sabrán analizar con rigor lo que estamos pasando ahora exactamente.

óleo de Kokoschka

miércoles, 2 de enero de 2013

ETTA JAMES

                                               
                                                       FELIZ