viernes, 4 de mayo de 2012

SU MAJESTAD PIDE PERDÓN AL PUEBLO

.



emperador chino muy antiguo



Juan Carlos I de España  pidió perdón publicamente a todos en general (?), con una carita de cachorro bueno, de quien no rompe un plato, con palabras cortas y muy calculadas, once en total, y el tono de voz de un niño obligado por las circunstancias a disculparse sin el más mínimo arrepentimiento ni propósito de enmienda; estas cosas se notan, por muy cándido que uno sea...
No quedó del todo claro de qué pedía perdón el rey, si era de no haber quedado quietecito en palacio con la que está cayendo, si era por creerse con derecho a quitar la vida a bellos y majestuosos animales en peligro de extinción, si era por haber ido con "otra" y haberle pillado la reina in fraganti por el tema de la cadera, no se sabe bien.
Lo que está claro es que todo esto es peccata minuta para que Su Alteza tenga que retractarse ante las cámaras, con lo dificilísimo que es hacerlo a un simple mortal, ¡no digamos ya a una testa coronada!
Muy mal tienen que andar las cosas por la Zarzuela para que se le exija al monarca tal sacrificio, que algo de resultado sí que dió, pues llegó a ser más notícia el gesto real que el rey propiamente dicho, con su yerno que le ha salido un Mangarín  demasiado espabilado, y el otro, el exyerno de los perifollos, demasiado tonto, por lo cual el pequeño Froilán de Todos los Santos tiene su real pie con un agujero de bala.
Yo me pregunto si sabrá algún día el rey, ahora que fué capaz de entonar el mea culpa, coger las riendas que le correspondan como hizo en el 23 F y obligar a los que más tienen y a los que más mandan a practicar, con él a la cabeza, un deporte que siempre les vino grande a todos ellos llamado SOLIDARIDAD, para no permitir que la prima de riesgo y la deuda soberana dejen el país para el arrastre, en la más soberana de las miserias.

Mientras, nosotros nos quedamos con las excusas reales para taparnos la boca y aprender a ir por la vida:
la hija de un amigo mío iba contándome por enésima vez lo que le hizo su marido hace ya tiempo, caminando los tres por el paseo marítimo en el único día de este año en que no hizo frío ni viento.
Es algo irrisorio pero que a ella por lo visto le sentó como una patada, y el chico intentaba explicarle una vez más sin éxito alguno la razón por la cual, según él, la cosa había ocurrido. Entonces le cogí del brazo con todo el cariño que le tengo, y le aconsejé a la oreja que nunca intentase justificar lo injustificable, que tuviese la valentía de decir:

              ¡ Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir ! 

 — Once sabias palabras, muchacho, y te quedas como un rey, ¡¡ nunca mejor dicho!!





6 comentarios:

  1. Tinha há uns anos atrás uma simpatia pela família real espanhola, porque não sabia nada destas histórias que têm vindo a público. Também da princesa Leticia, a príncipio gostava muito, mas acho que se tornou demasiado vaidosa.
    Continuo a simpatizar com as duas filhas dos reis, não me lembro dos nomes.

    Enfim, são os reis dos tempos modernos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. São simplesmente pessoas, Chabela, com muitos privilégios e geralmente com muito sangue azul— na cabeça...

      Eliminar
  2. Me quedo con: " estas cosas se notan, por muy cándido que uno sea"

    ResponderEliminar
  3. Que bueno, María! Yo pienso que las monarquías que perduran se debe al fenómeno muy humano y apocado de creer que "vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer".
    Si el rey es demócrata y minimamente sensato hasta lo entiendo, en un país tan particular como el nuestro.
    De todas formas la monarquia es totalmente prescindible, cuesta una pasta y aumenta las diferencias sociales con la formación de la aristocracia, los condes, los duques, los grandes de España, etc. y tal.
    Muy chulo, el emperador chino, me ha encantado.
    Que tenga un buen día, su amigo Manuel

    ResponderEliminar
  4. Sim, o mal do Rei foi não ter sabido dizer a tempo: "Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir !"
    É difícil dizer sempre essas tais palavras. Mas é importante sempre que se digam.E deve-se exigir qe sejam ditas.
    Quanto ao Rei Juan carlos, não quero esquecer o gesto com que impediu que a Espanha "voltasse" a cair...no fascismo!
    Dêem-lhe uma "chance"...Pode ser que ele ainda critique as injustiças que caem todos os dias em cima dos espanhóis! Que "atire" ao PP!
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  5. Tomo buena nota.
    Un fuerte abrazo, enhorabuena por este blog.
    Jose

    ResponderEliminar