lunes, 13 de julio de 2015

A VER COMO TE CUENTO




obra de Natasha Sinnamon



Abuela, yo no quiero morir nunca, me dijiste con tu mirada redondísima de niña pequeña. Empiezas a sospechar que en este mundo hay algo más que fantasía.
A ver como te digo, princesa, que la vida es un apasionante viaje sin retorno donde todos los trenes acaban en el mismo sitio y que más importante que viajar en primera clase es hacer un buen recorrido.
A ver como te cuento que es justo en los momentos difíciles que te vas acostumbrar a la verdad, que solo se puede buscar la dicha con lo que se es y se gana limpiamente, que cada vida es un micro mundo personal e intrasmisible, que no hay que medirse con los otros, que lo sensato es querer el éxito pero aceptar el fracaso, que a veces ganando se pierde y perdiendo se gana, que quién no ama no vive...
Poco a poco irás descubriendo, amor mío, que la existencia es una obra de arte y que se nace para ser feliz. Por eso cuando caigas debes ser capaz de levantarte, y de seguir cayendo y levantándote cada vez más fuerte. Tu sola.



óleo sobre tabla de Rogier van der Weyden ( fragmento)




5 comentarios:

  1. Lindo "bilhete" para os nossos netos!! Gosto imenso, Zézinha.....❤ ❤ ❤

    ResponderEliminar
  2. Perfeito, minha querida! Conta essas importantes coisas da vida, como um conto de verdade! A tua princesa vai aprender com boa Mestra...
    "Poco a poco irás descubriendo, mi reina, que la existencia es una obra de arte y que se ha nacido para ser feliz. Por eso cuando caigas debes ser capaz de levantarte, para seguir cayendo y levantándote cada vez más fuerte. Tu sola."
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  3. Gosto muito deste Van der Weyden e o outro quadrinho é amoroso!

    ResponderEliminar
  4. É tão triste quando começamos a perceber que a vida como a acreditámos na infância, não existe!

    Adorei o teu texto e as pinturas, principalmente a primeira.

    Um beijinho grande e uma boa semana:)

    ResponderEliminar
  5. Lindísimo texto, María. Se adivina una abuela colmada de ternura, no podía ser de otra manera.
    Abrazo.
    M.

    ResponderEliminar