domingo, 7 de agosto de 2016

MI NIÑA





obra de Luigi Amato


Cuando mi nieta cumplió los dos añitos, hace ahora seis, no pronunciaba ni una sílaba, y entonces un neurólogo poco avispado le diagnosticó autismo, del mudo, que es el más severo dentro del espectro de esa enfermedad mental por veces tan dura. 
Pero felizmente no fue así, y mi pequeña además de normal es una delicia, gozando de una infancia luminosa, llena de imaginación y ternuras .
Ha estado unos días en mi casa de vacaciones, y a la hora de las despedidas se agarró a mi cintura bañada en lágrimas, lo que después del susto son como perlas venidas del cielo para adornar sus mejillas, como un poema sublime, como mi mejor regalo de vida.
Sin embargo en mi corazón estarán siempre, desde aquellos duros tiempos en que tanto sufrí y aprendí a partes iguales, esos niños, con sus padres y abuelos, que no han tenido la inmensa suerte de que el médico se equivocara de diagnóstico.

2 comentarios:

  1. Uma menina assim é um tesouro! Essa angústia que passaste (que passaram) foi uma dor que marca, claro, mas veres a tua 'niña' assim bonita e desembaraçada e inteligente como ela é deve ser um consolo enorme! Tanta felicidade para ela! E para ti que a vês e a amas.
    O gesto dela, a abraçar-te pela cintura e a chorar, comove-me!beijinhos

    ResponderEliminar
  2. Que bom, que o médico se enganou, porque depois da preocupação e da tristeza, veio a alegria e a felicidade, para ficarem!

    Um beijinho grande para ti e a tua "niña". Que seja sempre feliz:)

    ResponderEliminar