jueves, 12 de agosto de 2010

TANGO






óleo de Avtandil Makharoblitze


Siempre me encantó el tango, declarado hace un año Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Me conmueve la cadencia mortificada del bandoneón, capaz de acompañar todos los estados de mi alma, ese compás persistente y obsesivo que de súbito se descuelga en un requiebro imprevisto, como si todo quedara bajo sospecha, para luego volver a latir con la fuerza de un corazón lleno de rabia.
Me gusta el tango, sensual, transgresor, socarrón, amargo sin victimismos, bello y altanero.
Me gusta el tango, nacido donde tenía que nacer, en los bajos fondos, donde hay que pisar fuerte para poder soportar las investidas del destino, ahí donde nadie te da nada para enfrentarte al mundo, y no queda más remedio que sacar de dentro lo peor y lo mejor, como si la función fuese una tragicomedia , porque la vida, al fin y al cabo, siempre es un cambalache


    ....verás que todo es mentira, verás que nada es amor....


Ayer por la noche volví a ver Al Paccino bailar en " Esencia de Mujer", donde un viejo cansado y ciego, por un momento renace de sus cenizas con ese tango espléndido que nos sobrecoge.
Cuando me quedé dormida vino a mí un duende que me regalaba un sueño: "un minuto - me dijo - para ser lo que quieras".
Y entonces yo le pedía:
Hazme una mujer joven y bella, alta y rotunda, esa mujer que nunca fui, con unos inmensos ojos negros y una inmensa cabellera recogida en un moño bien estirado, para lucir en todo su esplendor una cara hermosa. Quiero una falda roja de raso muy ceñida, por la rodilla, con una enorme raja lateral, para enseñar  mis piernas bonitas bajo unas medias negras de rejilla. Dame unos senos altos e duros,  una cintura de avispa y unos tacones de vértigo.
Quiero también un sujeto a mi altura, tú ya me entiendes, de porte viril y hombros cuadrados, que sepa pisar fuerte enfundado en su traje negro, con el pelo engominado y el ala del sombrero tapándole de lado la mirada canalla, hecha con el fuego de la pasión y el frío de la faca, y con esa sonrisa que gastan los que se saben guapos con las mujeres que son guapas y lo saben.
Quiero bailar con ese hombre el tango más bello: 
¡El tango de mi vida, ese que no bailé nunca!


...Y me desperté sin haberlo hecho, ¡porque con tanta exigencia, se me acabó el tiempo!



4 comentarios:

  1. Me concede este tango,María?....

    http://www.youtube.com/watch?v=l9B2lNU-xQM

    ResponderEliminar
  2. Parece português, ou portuguesa,assim que aí vai a resposta: — aceito encantada! De nova dancei muitos tangos,(e nada mal, por certo...).Como vê, sou "antediluviana"!!
    Obrigada por ler-me.

    ResponderEliminar
  3. Estoy convencido de que debe usted bailar los tangos maravillosamente...si no, no podría haber escrito ese precioso artículo sobre el este baile....

    ¿ Portugués? ¿ porqué piensa que soy portugués?

    Soy de Aragón, y hombre, para más señas...-))....Navegaba por internet, buscando páginas sobre el tango, y me encontré con usted...Seguiré leyéndola....

    ResponderEliminar
  4. Maria
    ADOREI.
    Esse sonho...também gostava de fazer esse pedido e de... concluir o sonho...
    Tu deves dançar bem. Gostava de saber dançar.Quando ouço tango e mesmo não sabendo, só me apetece dançar porque sinto a música duma forma especial.Sinto como tu descreves, mas eu não saberia dizê-lo assim.

    E...esse teu humor no final do sonho, foi acabar em beleza.
    ADOREI
    beijinhos

    ResponderEliminar