lunes, 15 de junio de 2015

DECENCIA









óleo de Edward Hopper




Nadie es el más decente cuando nunca ha tenido ocasión de dejar de serlo, ni tiene la patente de la generosidad si no tiene mucho dinero y lo reparte o si no hace algo bueno a cambio de nada. 
Cuando se nos termina la pureza de la infancia empezamos a montar una vida, no la inventamos, creamos escenarios con palabras a medias y silencios que son mentiras, nos vestimos de quimeras e ilusiones para impresionar y poder soportarnos. 
La decencia por dentro es complicada y sutil, puede que en el fondo seamos egoístas, ambiciosos, envidiosos, presuntuosos, bellacos, traidores, bordes, falsos, crueles, violadores, pedófilos, racistas, sexistas, embaucadores, estafadores o lo que sea, pero eso solo tiene que importar a quién deba o quiera querernos. Lo innegociable, lo inadmisible en una sociedad civilizada, es que alguien pueda "ejercer" impunemente de impresentable.  



mural de Fra Angélico, fragmento





3 comentarios:

  1. Gostei de ler o teu texto.
    A imagem de Fra Angélico é muito bonita. Não conhecia este óleo de Edward Hopper e parece muito diferente de tudo o que conheço dele.

    Um beijinho e uma boa semana:)

    ResponderEliminar
  2. a busca eterna do Bem, do Bom , do Belo....
    +um abraço

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto que cada uno somos una historia, que casi siempre valemos menos de lo que pensamos. Como bien apunta, María, tenemos que querernos y adornarnos para tener auto estima, y hasta perdonarnos y justificarnos ante nosotros mismos. Lo importante es que nos comportemos ante los demás según unos principios éticos que no perjudiquen a nadie, y si somos capaces de ser generosos, mejor para todos. El sentido del honor está muy olvidado, el ansia de poder y de dinero puede con todo. Es una sociedad permisiva, toda la vida ha habido desmanes, pero no salían a la luz. Ahora que todo se sabe, es el momento de limpiar la casa de ladrones, asesinos, pedófilos, indecentes de todo pelaje. Hace falta una Justicia que funcione, porque esa es otra, cuando los jueces son parciales, son corruptos también. Espero que empiece a verse la luz, mi querida amiga, en medio de tanta sinvergüenzura que nos tiene aborchonados. ( por dentro seremos poca cosa, pero hay que saber guardar las formas, que es el primer paso para construir una sociedad digna).
    Perdone que me haya alargado, le mando un fuerte abrazo,
    M.

    ResponderEliminar