domingo, 4 de diciembre de 2016

VIDA SANA





óleo de Fernando Botero




Mi abuela Antonia murió casi centenaria sin haber estado jamás enferma. Menuda, seca de carnes, sosegada y lúcida hasta el final, recordando todo lo bueno y lo malo que la vida le había brindado a partes iguales, mi abuela Antonia tenía una alimentación sencilla y no demasiado variada, a base de los productos de su tierra y de temporada, más algo de pescado que llegaba en ferrocarril sin vagones frigoríficos, claro. Nada más. Y nada menos, pues entonces todo era "ecológico", igual que ahora nada lo es. Además, vivía en una casa hermosa, soleada y con vistas, tenía un jardín con plantas que cuidaba personalmente, sombreado por un limonero frondoso donde los pájaros cantaban todo el año. Por otra parte, no conoció la soledad ni tampoco las prisas, el consumismo, la competitividad y así, todas esas cosas que hoy acaban por imponerse en nuestras vidas aunque nos pese. 
Ahora nos obsesionamos por comer todos los alimentos ricos en algo de todo el mundo mundial, cinco piezas de fruta diarias, dos litros de agua, ejercicio físico, positivismo a tope, (música clásica en granjas y establos, para compensar tanto disparate...), miramos con lupa los hidratos de carbono, las grasas hidrogenadas, el azúcar y harina refinados, controlamos el peso, intentamos mantener a raya el cortisol asesino a base de yoga o libros de auto ayuda.
Pero vidas sanas como la de mi abuela Antonia ya están fuera de nuestro alcance.





óleo de Arpad Szenes

miércoles, 16 de noviembre de 2016

DESMONTÁNDONOS






óleo de Lorenzo Bonechi



Los que somos de la "era del papel", la que tiene los días tan contados como algunas creencias, fuimos atesorando a lo largo del tiempo montones de fotos, cartas, postales, revistas, documentos, libros obsoletos y cosas varias con mucho valor sentimental. Sin embargo, cuando nos llega la edad en que ya solo somos jóvenes de espíritu, cuando normalmente es la persona lozana y fuerte que aun llevamos dentro la que nos cuida y mima, conviene tomar algunas decisiones drásticas, como ir pensando en no dejar enredos sin ningún valor material a los que queden. Tanto si tenemos la suerte de permanecer hasta el final en casa, ese rincón tan nuestro en el mundo infinito, como si vamos a una residencia u hotel, como Coco Chanel o Xavier Cugat, la única forma de dar sentido a un almacenamiento sistemático de tesoros vitales, es encontrar un poco de tiempo para el recuerdo, la emoción y la nostalgia, volver la vista atrás por última vez y luego romper en pedacitos el rastro de esa vida que se fue. Los recuerdos imborrables se nos quedarán colgados del alma hasta que pase el último tren.

No puede haber cosa más alegre y feliz que la vejez pertrechada con los estudios y experiencias de la juventud.
                                                                                  Cicerón                                                                                  

martes, 8 de noviembre de 2016

APUESTAS EQUIVOCADAS










Todos queremos lo mejor cuando a veces nos equivocamos tanto.
Los alemanes que siguieron a Hitler en masa, por ejemplo, no eran conscientes de que el vergonzante holocausto también vendría a perjudicarles a ellos directamente. Con todos los judíos integrados en sus países de origen, a parte de todo lo que vino a pasar, no hubiese sido absolutamente necesario un Estado de Israel, y así mismo todos los genios que acogieron los Estados Unidos para su mayor gloria, hubiesen engrandecido a la mismísima Alemania.  Y así sucesivamente, ayer, hoy y mañana.
Luego pasa el tiempo y la Historia pone a cada uno en su lugar, ¡pero cuanto sufrimiento van dejando por el camino las políticas nefastas!
  
"El mundo es un lugar caótico, todo lo que podemos hacer es mantener la calma e ir paso a paso. Creo que nadie tiene una verdadera noción de lo que puede pasar de aquí en adelante. Me gustaría que algunos políticos la tuvieran, pero me temo que no." (Eddie Redmayne)

martes, 18 de octubre de 2016

INTERINOS DE ANDALUCIA







témpera y óleo sobre tabla de Piero Della Francesca





La tierra andaluza tiene verdes y onduladas llanuras, ricas y fecundas dehesas, mar azul, cielo azul, brisas cálidas y perfumadas, buen vino, buen jamón, toros y caballos de raza, mucho arte, mucha energía, mucho duende. Y mucha guasa.
Ejemplo: meterse a funcionario sin tener padrinos. Carrera universitaria en la mano, trabajador y organizado, pim pim, allá voy, que yo puedo con esto.
¿¡¿Que yo puedo con esto?!? Pasan los años y vuelven a pasar, con sus oposiciones, su ridiculez de plazas ofertadas y sus exámenes con trampa incorporada. Trabajo y estudio, constancia, la moral alta, notazas, y nada, las oficinas que se van llenando de externos, léase gente nombrada a dedo, sin preparación alguna ni ganas de trabajar, prepotentes e ineficaces — en algunos casos, no en todos.
Luego va la Junta, bajo cuyo manto protector entraron a trabajar uno por uno, y les regala también el futuro, haciéndolos todos "laborales indefinidos". Toma ya.
Y ahí siguen impotentes los putos interinos, con su puto sueldo anquilosado, siempre sujetos a ir a la puta calle sin una puta indemnización. A pelo.
Pero ojo, que la cosa podía arreglarse pronto, ya que esto solo pasa en mi querida España, esta España mía, esta España nuestra, que va la primera de Europa en lo más cutre y vice versa, la última en todo lo bueno. Señores y señoras, el Tribunal de Estrasburgo apoya a los sempiternos opositores a fijos, como no podía dejar de ser.
¡Anda que si los sindicatos son obligados a despertar de su puto sueño dorado e interesado, se animan a mover el puto culo y la cosa se arregla, aunque solo sea un poquito!  

martes, 4 de octubre de 2016

LA CARNE de ROSA MONTERO






óleo de David Hockney




La protagonista de la última novela de Rosa Montero es una mujer sexagenaria como la autora, sofisticada y profesionalmente triunfadora, con la peculiaridad de que siempre le han gustado los hombres guapos y prietos. Intenta "sujetarse a los firmes mástiles de la lógica para que el viento del caos no la arrastre", pero la escritora, siempre profunda, intensa y entrañable, consigue narrar desde la distancia, con la sutileza del humor inteligente, un paisaje vital lleno de miserias que a todos nos roza, por activa o por pasiva.
Al final Soledad logra encontrarse a sí misma, que es el horizonte más valioso a que podemos aspirar, pero sigue apostando por un hilito de amor y ternura que, como flor en el desierto, la redima de la desolación de esa carne caduca que nos sostiene y asfixia a la vez.

 Allí estaban los dos al lado de la puerta, hablando de las cosas más hondas como de pasada, porque "los temas de verdad importantes solo se pueden nombrar así, de refilón, dando precavidas vueltas en torno al gran silencio". (pg. 90)  

domingo, 18 de septiembre de 2016

FACEBOOKEANDO








obra de Di Cavalganti


Las redes sociales son un juguete al alcance de jóvenes y mayores, un artilugio muy goloso ante el que nos comportamos como sempiternos adolescentes.
No deja de ser complicado usar el mismo espacio para "tener un millón de amigos" y a la vez ponernos íntimos y nostálgicos, recordando nuestro pasado más remoto con los que estuvieron ahí y algunos que no estuvieron pero se convierten en incondicionales de esos 'me gusta' que enganchan tanto...
Acabamos manejando cantidad en vez de calidad, nos repetimos, nos compartimos, perdemos la noción de la mesura y del respeto por el tiempo de los que deciden seguirnos fielmente, aunque sea por una temporada, como la moda...
Incansables y reiterativos con tal de marcar presencia, fluimos a toda velocidad en un río sin retorno que nos lleva, como a la mayoría de los mortales, al irremediable mar del olvido. Felices y contentos, eso sí.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

ENSAYO SOBRE LA CEGUERA






obra de Gina Pellón




"Estamos ya medio muertos, dijo el médico, Todavía estamos medio vivos, contestó la mujer."


José Saramago es, como Camões o Eça de Queiroz, uno de los escritores lusos más reconocidos fuera de Portugal, y Ensayo sobre la ceguera está entre sus obras cumbre. 

Creador irrepetible de realidades ficticias que articulan situaciones únicas pero posibles, un verdadero mago de alegorías llenas de vigencia y profundidad, la obra saramaguiana es de una enorme riqueza a todos los niveles, para quién sabe leer despacio y entrelineas. Al fin y al cabo, los mundos posibles están todos en este y puede llegar a ser muy fácil no llegar a parte ninguna.
Balances históricos y profecías, fragilidades e indefensiones, sentimientos descarnados, primitivos, lo mejor y lo más delirante del paisaje humano cuando se asoma al caos: eso y mucho más, relatado siempre desde una belleza limpia y poética que impregna toda la obra del premio Nobel portugués, deja constancia de que el mundo es un lugar muy inseguro, pero vivir una ilusión apasionante.



jueves, 25 de agosto de 2016

PRÍNCIPES Y PRINCESAS








obra de William Zorach



La guapura es una fuente de satisfacciones y oportunidades de la que todos nos gustaría beber. Al perder la inocencia, nos miramos al espejo con ojos de vernos, para explorar con ansiedad y cordura el lugar que nos va tocar en el "baile de fin de curso" . 

Luego empezamos a jugar con las prioridades, cada cual con las suyas, y no siempre los que pueden elegir primero eligen mejor, porque en el mismo pack nunca viene todo — belleza, poder, dinero, fama, talento, inteligencia, lucidez, elegancia, sensibilidad, cultura, capacidad de amar, bondad, sensatez, simpatía, modestia, sentido común, estabilidad emocional, nobleza de alma, autenticidad, y un largo etc. de pinceladas que hacen de unos los príncipes azules de otros. 
Al final todos recogemos lo que sembramos, y muchas veces se aprende demasiado tarde que solo con el encanto físico no se llega muy lejos.

...

Ser pura como a água da cisterna,
Ter confiança numa vida eterna
Quando descer à "terra da verdade"...

Meu Deus, dai-me esta calma, esta pobreza!

Dou por elas o meu trono de Princesa,
E todos os meus Reinos de Ansiedade.

  Florbela Espanca




óleo de White Alexander-John Altea



jueves, 18 de agosto de 2016

LO QUE EL FUEGO SE LLEVÓ






óleo de Benvenuto Benvenuti


Somos materia sensible que se formó en la selva, por eso es en contacto con un entorno natural que recuperamos nuestra esencia. El equilibrio ecológico es la mayor riqueza del planeta y no hay mejor destino que vivir rodeado de una sinfonía de verdes, quienes tienen esa suerte saben bien la paz y armonía que reciben.
Las mejores cortinas son siempre el paisaje que haya detrás de los cristales y el mayor lujo, vivir en un lugar que le guste a los pájaros.
Por eso cuando unas llamas asesinas convierten de repente en ceniza bosques encantados, animales, viviendas, jardines, recuerdos y sueños, es como una hecatombe, como haber sufrido un terrible bombardeo en tiempos de guerra, una fuga nuclear, un terremoto o un tsunami. Solo queda desolación y muerte.

Las naranjas de fuego rodarían por el azul nocturno.

Lo mismo da un alma niña que su sombra derretida...

   (Vicente Aleixandre, La Destrucción o el Amor)






domingo, 7 de agosto de 2016

MI NIÑA





obra de Luigi Amato


Cuando mi nieta cumplió los dos añitos, hace ahora seis, no pronunciaba ni una sílaba, y entonces un neurólogo poco avispado le diagnosticó autismo, del mudo, que es el más severo dentro del espectro de esa enfermedad mental por veces tan dura. 
Pero felizmente no fue así, y mi pequeña además de normal es una delicia, gozando de una infancia luminosa, llena de imaginación y ternuras .
Ha estado unos días en mi casa de vacaciones, y a la hora de las despedidas se agarró a mi cintura bañada en lágrimas, lo que después del susto son como perlas venidas del cielo para adornar sus mejillas, como un poema sublime, como mi mejor regalo de vida.
Sin embargo en mi corazón estarán siempre, desde aquellos duros tiempos en que tanto sufrí y aprendí a partes iguales, esos niños, con sus padres y abuelos, que no han tenido la inmensa suerte de que el médico se equivocara de diagnóstico.

viernes, 15 de julio de 2016

NOCHE

Más una noche de horror, (todas las noches lo son para alguien en el mundo). 
Las palabras me quedan cortas, prefiero una poesía.



La música pone unos tristes guantes,
un velo por el rostro casi transparente,
o a veces, cuando la melodía es cálida,
se enreda en la cintura penosamente como una forma de hierro.

Acaso busca la forma de poner el corazón en la lengua,
de dar al sueño cierto sabor azul,
de modelar una mano que exactamente abarque el talle
y si es preciso nos seccione como tenues lombrices.

Las cabezas caerían sobre el césped vibrante,
donde la lengua se detiene en un dulce sabor a violines,
donde el cedro aromático canta
como perpetuos cabellos.

Los pechos por tierra tienen forma de arpa,
pero cuán mudamente ocultan su beso,
ese arpegio de agua que hacen unos labios
cuando se acercan a la corriente mientras cantan las liras.

Ese transcurrir íntimo, 
la brevísima escala de las manos al rodar:
qué gravedad la suya cuando, partidas ya las muñecas, 
dejan perderse su sangre como una nota tibia.

Entonces por los cuellos dulces melodías aún circulan,
hay un clamor de violas y estrellas
y una luna sin punta, roto el arco,
envía mudamente sus luces sin madera.

Qué tristeza un cuerpo deshecho de noche, qué silencio,
qué remoto gemir de inoíbles tañidos,
qué fuga de flautas blancas como el hueso
cuando la luna redonda se aleja sin oído.

   Vicente Aleixandre

sábado, 2 de julio de 2016

ESE GOL







óleo de Federico Beltrán Masses




En la Copa de Europa 2016, el futbolista Juanfran falló el penalti que había de llevar la selección española a las puertas de la gloria. La suerte existe, la buena y la mala, y a veces unos centímetros, unas décimas, unos segundos, producen consecuencias que pueden doler mucho tiempo: como ese desencuentro que cambia un destino, ese número rechazado de la lotería que luego resulta premiado con el gordo, ese repentino accidente sin remedio, ese error tonto en un examen que aparta para siempre de un legítimo sueño, ese pequeño golpe de timón que produjo el naufragio. Una infinidad de goles frustrados.
Por eso preferimos a los triunfadores humildes, los que saben reconocer que además de esfuerzo y talento, son afortunados. La vida es muy caprichosa, algunas veces los balones entran en la portería pero casi siempre pasan de largo.