domingo, 4 de marzo de 2012

DEL OPTIMISMO Y LA DUQUESA DE ALBA








Se dice que cada persona somos tres ( como el Espíritu Santo...), la que creemos que somos, la que perciben los demás y la que somos realmente —  y lo más inquietante es que a veces hay muy pocas coincidencias entre unas y otras.
En relación a nuestra "carcasa" ya surgen las discrepancias, como si de una cuestión de espejos se tratase, los de casa suelen ser menos agresivos, más cómplices y amigos, ya sea porque solo nos miremos cuando hay menos peligro, o porque estén contra luz...
Pero si por ejemplo un espejo traicionero nos sorprende sin piedad en un Corte Inglés sin previa pose y con la cara de locos con que vamos por ahí comprando, nos llevamos un susto de muerte (me refiero a los feos y viejos, claro), "¿yo soy esa tí@?, ¡qué bajo he caído!"
Pues sí, se nos cae la moral a los suelos de mármol vitrificado y tenemos que recogerla con premura para seguir comprando de forma más compulsiva todavía, que es una manera de evadirnos que da buen resultado, si no para la Visa, por lo menos para el olvido.
A mí lo que me supera completamente ya, es verme en video, pillada a traición, sin pose, sin taparme media cara con las Dolce y Gabana, sin enseñar los dientes para empujar hacia arriba lo que la maldita ley de la gravedad hace que cuelgue y 
que te dé para más inri un decadente aire de vieja amargada. El otro día mi hijo cometió la torpeza de pillarme desprevenida, cuando yo creía que solo estaba grabando las monerías de mi nieta y me cogió de lleno, a traición; no me quedó más remedio que ver esa "fina estampa", esa mujer con la que no me identifico. Bajé al sótano de mi alma en pena sin encontrar las escaleras para volver a subir...
Entonces respiré hondo hasta la cabeza, me puse en la postura del loto, muy recta, las manos estiradas encima de las rodillas, los ojos cerrados, la primavera de Vivaldi como fondo musical y medité largamente (diez minutos...), diciéndome para mis adentros:

  — Cada persona es única, lo que no tiene que significar ser mejor ni peor
  — El miedo a ser rechazado es un miedo irracional
 — Más que ausencia de enfermedad, la salud es un estado de bien estar interior que parte de una visión positiva de la existencia
  — Los problemas personales pueden cambiarse simplemente cambiando de perspectiva
 —  Se puede crecer más por dentro utilizando las carencias que las buenas cosechas;
 —   No hay que resignarse nunca a que el destino elija por nosotros y tener muy claro que el origen de nuestras tristezas nunca viene de los demás, sino de nuestro desprecio hacia nosotros mismos.

Acabada la meditación, me levanté de la alfombrilla y me dije a mí misma: 
" ¡Se acabó, María! Si la duquesa de Alba, con 80 años e hidrocefalia puede liarse la manta a la cabeza y ponerse el mundo por montera, tú también!"
Salí del sótano del alma mía subiendo los escalones de dos en dos, ligera como una pluma.

.

8 comentarios:

  1. Adorei o teu sentido do humor, que é indispensável! Também me acontece ser "apanhada" por um espelho de qualquer "bruja", indefesa como tu. Em casa do Diogo havia um espelho enorme e eu sentia-me morrer quando lá passava porque tinha engordado 4 kgs!
    Não me pus na posição do lótus (não consigo...), mas fiz o meu yoga mental sentada a olhar para o ar. E cheguei cá e pus-me a fazer dieta...
    A duquesa de Alba ...também tem o sentido do humor! Todos os dias deve acordar e dizer, sorrindo para o espelho:
    "Sou ou não a mais bela do Reino"? E responde logo:

    "Ma chi se ne fregga?" o que os italianos dizem...Ou à francesa "je m'en fiche!", ou à portuguesa: "estou-me nas tintas!"
    Estou viva, não estou?
    Beijinhos, sempre em sintonia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quando tenhas que passar por um eapelho enorme com 4 kilos demais, prova a tapar os olhos com uma rosa enorme como a da foto, dá um resultado estupendo, porque além de não veres nada que não te interesse ver, te sentirás toda tu como uma imensa flor!
      ( Conselho de colega em guerra contra os malditos espelhos).

      Eliminar
  2. Hoy me quedo con su sentido del humor.

    ResponderEliminar
  3. Maria, adorei! Ri-me com o teu texto e com o comentário da Maria João.

    Agora a sério, eu acho que esse sentir, acontece também em qualquer idade. Há dias em que qualquer um se sente um "trapo".
    Eu também não sou propriamente uma jovem, mas sou um bocadinho mais jovem que tu, mas também detesto que me tirem fotografias quando estou desprevenida.

    Sabes uma coisa? Simpatizo com a duquesa de Alba. Vá-se lá saber porquê...

    Um beijinho grande

    ResponderEliminar
  4. Querida Chabela, a duquesa de Alba faz mais pelas octogenárias espanholas que todos os livros de autoajuda juntos! Quando nos falte, esperemos que outra lhe tome o relevo, não podemos ficar sem uma mulher assim como referente para as nossas mazelas, gente como ela é absolutamente necessária, devia haver mais, todas e todos devíamos levar uma duquesa de Alba dentro...
    Feliz semana, quentinha

    ResponderEliminar
  5. María, como le agradezco lo que me ha hecho reír, me he quedado dispuesto a pasar un día con la primavera dentro.
    Es verdad que estas personas, quea veces nos chocan porque son diferentes, en el fondo nos dan una lección de entusiasmo por la vida.
    Otro ejemplo muy distinto en la forma pero no en el fondo, es el del Papa Juan XXIII al final de sus días, por fuera una piltrafa humana, y por dentro la misma fuerza indomable de siempre.
    Todos deberíamos ser así.
    Le mando un fuerte abrazo, lleno de alegría por haberla conocido. Manuel

    ResponderEliminar
  6. Que possamos descer aos nossos porões e sair sempre deles com a cabela erguida.

    bjs nossa linda Maria.

    ResponderEliminar
  7. Adorei, tudo: o texto e os comentários.
    parabéns!

    ResponderEliminar