jueves, 31 de diciembre de 2015

ÉL






obra de Duncan Grant Lytton Strache



Iba por la vida sin tiempo para mirar atrás cuando de repente tropezó consigo misma, la una que seguía su camino y la otra que estaba de vuelta con la mochila de los recuerdos: todo un encuentro con el pasado, un balance y algunas evidencias, como la de que él había estado siempre allí en los últimos cincuenta tacos y seguía estando, de cabeza fría, bien amueblada y cuerda, elegante por dentro y con una estabilidad emocional a prueba de balas, una persona introvertida y misteriosa que nunca dejaba el alma al descubierto, un compañero noble, muy noble, que mejoraba con los años y era incapaz de herirla aun en defensa propia...
Gracias al equilibrio de él, había podido ella mantener el suyo sin estrellarse en ese frágil puente sobre la incertidumbre que es vivir. 
Y es que los sentimientos profundos necesitan tiempo y una buena maduración, para poder alcanzar esa categoría de que "sin el otro ya no se es nada".
¡Feliz 2016 para todos, vivan y sean felices!  




óleo de Marc Chagall

5 comentarios:

  1. Tenho o privilégio, de conhecer alguém com um perfil semelhante...

    ResponderEliminar
  2. Tenho o privilégio, de conhecer alguém com um perfil semelhante...

    ResponderEliminar
  3. Muito bonito e verdadeiro o que escreves! Uma bela homenagem ao amor!
    Dizes bem: "Sentimientos tan profundos necesitan tiempo y una buena maduración, para poder llegar esa certeza de que sin el otro ya no se es nada."
    Um Bom Ano mais, minha querida amiga, para ti e para "Él"!

    ResponderEliminar
  4. Um texto muito bonito!
    Adoro Chagall:)

    Um beijinho e um ano 2016 muito feliz:)

    ResponderEliminar